El papel del padre

Según la Neurociencia el papel del padre o progenitor es fundamental para el saludable desarrollo del proceso de concepción y por ello la naturaleza también le prepara, variaciones en el comportamiento de la mujer embarazada provocan, a su vez, cambios hormonales en el otro progenitor.

Si tu pareja se queja de dolor de espalda, mareos, náuseas o calambres y tú estás embarazada… Tranquila, no te está mintiendo ni tiene una crisis de victima, está experimentando el síndrome de Couvade. Casi un 10% de los hombres lo experimentan y, si el embarazo es gemelar o conlleva algún riesgo, esta cifra puede aumentar hasta el 65%.

Qué es el Síndrome de Couvade

Al vivir tan de cerca el embarazo, el hombre mimetiza los trastornos propios del embarazo y su cuerpo los reproduce de forma totalmente involuntaria. Cuando la mamá da a luz, al igual que le sucede a ella, estos síntomas también desaparecen para el papá.

Además, una vez el bebé nace, es normal que el hombre experimente celos y periodos de estrés ante el cambio radical de rutinas y con su pareja. La mamá, a su vez, se dedica en cuerpo y alma al bebé, con lo que el papá, la mayoría de veces, se ve relegado a un segundo plano.

Causas del Síndrome de Couvade

Se desconoce qué provoca exactamente esta reacción en el cuerpo del hombre, aunque sí se conocen algunas pistas. La más importante explica que los cambios hormonales de la mujer pueden afectar directamente al hombre. Y no se trata de una cuestión meramente psicológica, se ha descubierto que el hombre experimenta durante este período cambios en sus niveles de testosterona, así como un aumento de niveles de prolactina, encargada de la producción de leche.

El estrés, la ansiedad, un embarazo no deseado o los celos pueden provocar que el futuro papá experimente estos trastornos, como forma de expresar su inquietud y preocupación por la llegada del recién nacido. Sin embargo, la causa no tiene por qué ser siempre negativa. Hay papás que están tan volcados con el embarazo que desarrollan una gran empatía con la madre y se sienten culpables por haberlas dejado embarazadas.

Normalmente, el síndrome de Couvade se da en padres primerizos, especialmente a partir del segundo trimestre de embarazo de la mujer. Suele darse en parejas especialmente cariñosas, ya que el papá interioriza su responsabilidad con muchísima antelación. Es más, cuando el bebé nace, se vuelcan en su cuidado al máximo y tienen un papel muy activo en la crianza y cuidados del mismo.